Electro-Biblioteca


Gaston Bachelard
Monte Ávila, 1975

Traducción de Hugo Gola
Portada de Victor Viano

Denise Levertov
Fundarte,1980

Traducción de Diana Bellessi

Juan Rodolfo Wilcock
Fundarte, 1985

Eugenio Montejo
Monte Ávila, 1976

Portada de Victor Viano

J. M. Briceño Guerrero
Mandorla, 1987

Portada de Victor Viano

(Este PDF responde a una edición de Monte Ávila de 1992)

René Menard
Monte Ávila, 1970

Portada de Victor Viano

(Fragmento)

Marta Traba
Monte Ávila, 1974

(Fragmento)

Octavio Armand
Monte Ávila, 1980

Portada de Juan Fresán

Angel Flores (Compilador)
Monte Ávila, 1976

Portada de Juan Fresán

Marta Traba
EBVC, 1972

Theodor W. Adorno
Monte Ávila, 1969

(Fragmento)

Carlos Rangel
Monte Ávila, 1982

Portada de Victor Viano
Ludovico Silva
Monte Ávila, 1975

Portada de Juan Fresán

Pierre Reverdy
Monte Ávila, 1977

Portada de Juan Fresán

John Cage
Monte Ávila, 1981

Portada de Eskenazi y Viano
Jacques Ellul
Monte Ávila, 1978

Portada de Oscar (Negro) Díaz

Philippe Sollers
Monte Ávila, 1976

Portada de Juan Fresán

Domingo Faustino Sarmiento Biblioteca Ayacucho, 1977

Prólogo de Noé Jitrik
Diseño de Juan Fresán

Leopoldo Lugones
Biblioteca Ayacucho, 1977
Diseño de Juan Fresán

Miguel Cané
Biblioteca Ayacucho, 2005
Diseño de Blanca Strepponi

LA ELECTRO-BIBLIOTECA

Tomamos el concepto de Electro-Biblioteca del texto Topografía de la tipografía de El Lissitzky, 1923.

1. Las palabras que están en la superficie escrita se incorporan por medio de la vista, no de la audición.
2. Uno comunica sentidos mediante la convención de las palabras; el sentido toma forma mediante las letras.
3. Economía de expresión: La óptica, no la fonética.
4. El diseño del espacio del libro, fijado de acuerdo con las limitaciones de la mecánica de la impresión, debe coincidir con las tensiones y las presiones del contenido.
5. El diseño del espacio del libro usando procesos fotomecánicos que resultan de la nueva óptica. La realidad sobrenatural del ojo perfeccionado.
6. La secuencia continua de páginas: el libro bioscópico.
7. El nuevo libro exige un nuevo escritor. Murieron la pluma y el tintero.
8. La superficie impresa trasciende el espacio y el tiempo. La superficie impresa, la infinidad de los libros debe ser trascendida.

Este trabajo fue publicado originalmente en la revista MERZ. Número 4.